sábado, mayo 24, 2008

Diseños

Muchas veces los arquitectos creemos que hay que darle un toque extra a los diseños. Es por eso que si uno mira las cosas que hay en la ciudad, hay muchas que están bien diseñadas, y otras donde aparece el arquitecto queriendo "hacerse valer". Y es por eso mismo hay un montón de porquerías de ésta categoría que terminan siendo caras, sin ningún uso práctico y dudable sentido estético.
Celeste me preguntaba ¿para qué hacen estas cosas?
Creo que es porque los arquitectos sienten que tienen que darle una terminación al edificio. Darle un extra en el diseño que lo distinga del resto. Una cosa es terminar el Chrisler Building con esa cúpula plateada, y otra totalmente diferente es ponerle unos caños para "crear un espacio en la azotea"...

Yo les llamo "mariconerías de arquitecto". Dos casos para comenzar con la serie.




Entiendo los departamentos apilados, chiquititos, mínimos, sufribles, porque detrás hay una especulación puramente inmobiliaria. Pero éstas cosas no tienen ningún sentido. Las pérgolas son una herramienta muy útil cuando no se sabe qué hacer.

3 comentarios:

Zarce dijo...

Un ejemplo propio de mariconeria jaja :P

http://photos1.blogger.com/blogger/5785/3326/1600/DSC08529.jpg

Juan Claus dijo...

Cómo? El primero SEGURO que lo usan para colgar la ropa!! No??

Estaría bueno ponerle una media-sombra en verano, para ir a tomar mate allá arriba, o una enredadera que haga un techito :)

El segundo es un caso ideal para los ladrones estilo hombre-araña.

Soledad dijo...

En el primer caso creo que el arquitecto fomenta, con este diseño,la buena vecindad. Es decir una gran Parrilla para compartir grandes asados.
En el segundo, agrega en esta fachada, una hermosa estructura para tener canarios y o cotorritas.
Verdaderos Campeones de la arquitectura.

con todo respeto.

JMA