lunes, noviembre 10, 2008

Fin de Semana

Por la mañana estuve terminando planos que tenía que pasar por mail. Después tenía que ir hasta la terminal de minibuses a llevarle unas cosas a Grixis. Ella se iba a las 13:00 hs. De paso la saludaba porque era el día de su cumpleaños.

Terminé los planos, los pasé por mail y salí hacia la terminal con muuy poco tiempo. Tomé el trole que llegó enseguida, llegué al centro, caminé las cuadras que me faltaban para la terminal; pero ya era tarde. Mientras llegaba a la esquina de San Juan e Independencia; veía como el minibus doblaba y se alejaba. Mientras tanto estaba hablando por celular con Grixis, y nos saludamos con la mano.
Volví a Alta Córdoba. Tomé el mismo trole que me había llevado al centro.


Como a las cuatro de la tarde se oscureció el cielo y al rato comenzó a llover. Después comenzó el granizo.








El desagüe del patio se había mostrado algo tapado en la lluvia anterior; y yo no lo había limpiado. Pero ésta lluvia fue mucho más grande y se terminó de tapar: entonces el patio comenzó a parecerse a una pileta.

Así que anduve en el agua helada (porque estaba llena de hielitos) tratando de destapar el desagüe. No tuve mayor éxito. Celeste con un escurridor mantuvo el agua afuera de la única puerta a la que el agua hubiese entrado.

Después paró de llover y encontré el problema: se había tapado con hojas una rejilla que hay en la salida a la calle. La destapé y el agua bajó.

En medio de todo eso hubo un corte de luz. Mi computadora estaba encendida cuando fue el corte.

Más tarde, cuando volvió la luz, encendí la computadora y XP arrancaba sin poder cargar los datos del usuario. No podía cargar nada, los programas no funcionaban en su mayoría, me pedía activaciones, serials, no había ningún dato de las cuentas de mail del outlock, y un montón de problemas más.

Por suerte, entre mis actividades postergadas de las últimas semanas estaba la de formatear y reinstalar XP. Alentado por Dorkas, había tomado tan drástica desición después de no poder solucionar con muchas herramientas una cantidad de problemas menores, pero que rompen las bolas. Por ejemplo, el acento había dejado de funcionar, los audios on line no funcionaban, etc.

En lo que quedaba del sábado me dediqué a desarmar completa la computadora y limpiar toda la tierra que tenía: lo único que me faltó sacarle fue el micro de su posición; pero sí saqué el cooler que tiene arriba.
El domingo a la mañana me dediqué a salvar información del disco C. Después del mediodía llegó el momento de formatear e instalar XP. Me había bajado una guía paso a paso de todas las pantallas que me iban a aparecer y las imprimí.

Todo anduvo bien; el resto del día lo dediqué a configurar y cargar programas.

A la tarde salimos un rato y cuando volvimos Canoa había vuelto a sus andadas: había agarrado una bolsa que tenía cuatro cartuchos originales de tinta para la impresora Epson, y un Toner original para la HP láser.
Lo único que rompió fue el cartucho del color magenta; pero podría haber hecho un desastre más grande.

A la noche seguí instalando cosas; y buscando otras que de las que no encuentro los cd para instalar.

Hoy lunes; la compu está como nueva; aunque todavía falta instalar unas cuantas cosas.

(Es increíble la cantidad de programas que tenía y que no usaba; o que directamente no recordaba para qué servían)

1 comentario:

MARBOT dijo...

El granizo trajo aires de renovación! =)