miércoles, marzo 11, 2009

Herencias

Anoche vimos una película donde el protagonista muere cerca del final y una de las últimas escenas es la parte donde un abogado lee la herencia.

En Estados Unidos (por lo menos en las películas) siempre hay una herencia y se respetan las decisiones que quedaron escritas, más allá que quién resulte beneficiado no sea pariente del difunto.

En Argentina es diferente. Por lo general cuando alguien muere de viejo no deja escrita la forma en que quiere que se repartan sus bienes. Y casi siempre este es el principio de tremendas peleas entre los hijos. Aparecen los egoísmos y afloran conflictos tontos que se creían borrados por el tiempo. 

Uno debería terminar la vida habiéndose gastado todo, sino significa que acumuló más de lo que necesitaba. En el caso de dejar algo, habría que dejárselo a quién menos lo espere y no a quién se crea con el derecho ganado. Imagínense las caras de los posibles herederos al escuchar cosas como: “La casa de veraneo se la dejo a Patricio, el del programa Bob Esponja” ese sería un heredero inesperado.

Las herencias más nombradas en la Argentina son siempre negativas. Son las que los gobernantes anteriores les dejan a los que los suceden en el cargo.
¿Por qué no lo vemos a Obama diciendo todo el tiempo que Bush le dejó una pesada herencia? Creo que por dos razones: La primera es que es demasiado evidente el estado en el que quedó la Unión después de ocho años de Bush hijo. Y segundo porque se concentra en solucionar los desastres del bobo y no está todo el tiempo en los medios diciendo: estoy apagando incendios todo el tiempo, o atajando penales, o cosas similares que hemos escuchado muchísimas veces.

3 comentarios:

Gurisa dijo...

El tema es que en Argentina no hay una cultura testamentaria. La gente no sabe cómo hacer un testamento ni cuánto puede llegar a dejar por testamento. Un quilombo, sí. Además, cuando ya estás viejo, como que te importa poco si tus hijos se agarran de los pelos por X bien parte de la herencia. Para eso existe la sucesión y uno ya va a estar muerto como para soportar semejantes dolores de cabeza (y en parte lo usa de venganza por todas las canas verdes que los pendejos le hicieron sacar)

Y estoy de acuerdo con vos, uno debería poder gastar todo lo que pudo conseguir durante su vida y disfrutarlo. El problema es que, si sos viejo, podés ser acusado por tu descendencia argumentando "dilapidación del patrimonio familiar" y sacarte todo de una.

Y zí, é jodida la vida...

Zarce dijo...

El problema es...tenes 80 años y te gastás todo.....vivis 100....

Chuli! dijo...

Jajajja! Zarce siempre aportando claridá.
Querido Rafa: justo hoy tuve la primera clase de Régimen Legal, donde nos dieron introducción al derecho y eso. Imaginate que cuando la profe tocó el tema "herencia" faaa... todos saltaron a preguntarles cosas, más allá de que no tenía mucho que ver con lo que en realidad nos concierne a futuros locutores/periodistas, je!
En fin, la profe, abogada nos explicó: en Argentina cuando uno muere inmediatamente van sus bienes a la línea de familia más próxima descendente(no eran esos los términos, aclaro, pero pa' que se den una idea je!). Y en caso de que no tenga éstos, los padres (línea más próxima ascendente). Después, ya si no se tiene a ningún familiar de estos, pasa a la línea "lateral" (por así decirlo) hermanos. Y así, así...
Por eso se utiliza hacer el usufructo cuando la persona está viva (en caso de que sea el único de los padres vivos) para ahorrarse después el tema de la suseción. Pero también está la cuestión de que, en caso de que el fiambre deje un "testamento" otorgándole los bienes a X persona (que no sea niguno de los anteriormente nombrados) del total de los bienes dejados se extrae un porcentaje para los descendientes directos (hijos, padres, hermanos, etcétera)

Pero... taría pa que alguien entendido en el tema más que yo (con una simple clase de introducción al derecho encima), explique el caso...

Never!!! ahí va la pelota!!! jajajajaja!!!