miércoles, febrero 17, 2010

Pequeñas venganzas.

Después de llamar cuatro veces al 0810 de Cablevision por un problema, y que me dejen esperando cuatro minutos para que me atienda alguien de soporte técnico (ventas atiende enseguida), finalmente llegan los técnicos a casa para revisar.*

Tocan timbre.

Atiendo y veo que son los técnicos de cablevision.

-Por qué tema és?
-Tenemos agendada una reparación en este domicilio.
-Ok, esperen un momento que ya los hago pasar.

Entré, los dejé esperando en la vereda por cuatro minutos y después los dejé entrar.


(*)Lo técnicos llegan dos días después del pautado telefónicamente.

Ruido

Hoy almorzamos en Subway. Había mucho ruido de unas mesas de unos pendejos (pinta de nenes universitarios bancados por papá) que habían terminado de comer hacía mucho rato y no desocupaban las mesas. Hablaban alto, se reían y se gritaban.
Terminamos de comer y salimos, y ellos seguían ahí. La Colón parecía silenciosa al salir.

Después fuimos a tomar un café y había tres mesas ocupadas. En una de ellas tres abogados de unos cincuenta años hablando a los gritos y riéndose.
Casi igual que los pendejos del otro lugar.

Cuando volvíamos tomamos un colectivo, y un pendejo venía con la cumbia al mango en el celular.

A los argentinos nos tapó la mierda. No tenemos educación para nada.
En ningún lado del mundo nos quieren y tienen toda la razón.

Oscuro futuro para los próximos años.