miércoles, septiembre 26, 2012

Indignación

Muchos se sintieron indignados porque hace unos días la Presidente dijo que "hay que tenerle miedo a dios y un poquito a mi también"

La frase fue sacada de contexto, porque eso de tenerle miedo a ella no se lo estaba diciendo a los argentinos en general, sino que iba dirigido a algunos de sus funcionarios en tono de broma.

Más allá de eso, lo que a mi me indigna mucho es que la Presidente diga seriamente que hay que tenerle miedo a un ser mitológico como dios.

Dios y la iglesa no deberían entrar nunca en el discurso de un mandatario de un País; porque el País es de verdad, dios no y la iglesia es circo que cierra como negocio porque no paga impuestos. Son todas cosas diferentes, y mezclaros es darle entidad a quienes no la tienen.

Hago como el "periodista" Nelson Castro* y le doy un consejo a la Presidente: "Señora Presidente, no hable de dios ni de otros seres mitológicos, la gente se confunde y algunos periodistas mal intencionados también"



(*) ¿Es medio caradura Nelson Castro, no? ¿Cómo hace para no reírse con las cosas que dice? La seriedad en la cara a la hora de hablar parece hacer solemne hasta la ridiculéz más grande.
Decir que "una cabra azul brillante orbita lentamente alrededor de un paquete empezado de caramelos mentoplus" tiene más sentido que las cosas que dice Nelson Castro.

domingo, septiembre 23, 2012

Show must go on

Por la canadiense Sarah Slean en Toronto.

sábado, septiembre 22, 2012

Billetes

¿Qué tan rico es Bill Gates? (nro 2 de la lista de Forbes)

Según Forbes, tiene activos por 66 mil millones de dólares.

Sabemos que es mucho dinero, pero, ¿tenemos idea de cuánto es en realidad?

Para tener una nocion de la dimensión de esa fortuna hice el siguiente razonamiento y cálculo:
No es fácil hacerse de un millón de dólares rápido. A la gran mayoría de la gente se nos pasa la vida y no llegamos a capitalizar ese monto.

Imaginemos que tenemos un negocio que nos permite capitalizar un millón de dólares por año. Es un buen negocio.

Ahora, imaginemos un negocio que nos permita capitalizar un millón de dólares por mes. Es un excelente negocio. 

Vamos más lejos: tenemos negocios que nos permiten capitalizar no uno, sino diez millones de dólares por mes

Entonces, a ese ritmo tenenos que:

En un mes seríamos más ricos que muchísimos millionarios locales. 

En dos meses tendríamos más activos que Joss Stone.

En diez meses entraríamos en el grupo de millionarios con más de U$S 100.000.000, calculado en unas 63.000 fortunas en todo el mundo.

Igualar al piloto de F1 Lewis Hamilton nos tomaría nueve meses, y a Messi un año y medio.

En cuatro años tendríamos más dinero que Madonna, y en siete más que Michael Schumacher.

Y para alcanzar a Bill Gates, necesitaríamos... mucho tiempo: quinientos cincuenta años.

martes, septiembre 04, 2012

Publicidad de Cerveza

Esta publicidad recrea una típica persecución de los 70, pero sin autos.
Muy buena.



Entonces... se podía hacer publicidades de cerveza creativas donde los protagonistas no sean los típicos pelotudos que aparecen en las de Quilmes y similares. Cada vez están llevando el concepto más al límite, al punto que en la última ahorase exporta la pelotudez de estereotipo que toma cerveza en las publicidades a todos los lugares donde llega la cerveza Quilmes. Así hay chinos gritandole penal a la tele.

Si bien en esta publicidad terminan en un barco con otra gente que toma cerveza, los tipos son ladrones y huyen de la policía, y no son los típicos "boludones Quilmes".

Con la cerveza me pasa que tengo tan incorporado el concepto que quien la toma es un tipo canchero, de clase media alta, en un boliche o fiesta en una casa con pileta... etc, etc,  y que como yo no quiero pertenecer a ese club, me termina generando rechazo. Me veo con una cerveza en la mano (más aún si es Quilmes bajo cero) y me siento fuera de lugar sea cual fuera la situación.

Tomé una Corona en un restaurante de comida mejicana con Cele hace unos cuatro años, antes de eso hacía unos diez que no tomaba. La cerveza en general no me gusta; prefiero toda la vida una gaseosa sin hielo y que no esté helada. 

A mi poco aprecio por el gusto de la cerveza, los creativos publicitarios terminaron por jugar en contra y no consiguieron un consumidor más al tratar de venderle sus ideas. Me jugó en contra. Me prenderían más si en las publicidades pasaran gente de clase media baja, sentados en el cordón de la calle y tomando cerveza que compraron en el kiosco de la esquina que tiene toda la pintura descascarada y lo atiende una vieja atrás de una reja, a la idea de la cerveza mezclada con los colores nacionales en época de mundial de fútbol (no pasa en los Juegos Olímpicos, y menos en los Paralimpicos) o la publicidad donde unos nabos hacen cambiar el informe del clima que no era el que esperaban para su fiesta, o gente de fiesta en el parador Costa Garca de Punta Garca, o el igualismo de géneros, o las de unos tipos a los gritos frente a una gran heladera llena de cerveza y armada como un walk in closet, u otras publicidades similares. Todas me generan el mismo rechazo.

Malena Pichot lo tiene claro al tema en este video: Cualca

---------------------------

- Párrafo aparte para los creativos publicitarios que insisten en vendernos los vinos en cajita como si fueran una experiencia de sabor o destacando tradiciones familiares. Si el abuelo tomaba Vino Toro era porque lo cortaba con un chorro largo de soda y le metía tres hielos grandes; claro, así no vale la pena gastar en una botella que tenga un poquito más de claidad. Que les quede claro, son vinos baratos que, como mucho, sirven para hacer sangría, y que una borrachera con estos vinos termina siendo más nociva que el paco.-

domingo, septiembre 02, 2012

Siete

Lindo número.
Son los años que cumple hoy mi blog.
Poco movimiento por aquí.