miércoles, septiembre 26, 2012

Indignación

Muchos se sintieron indignados porque hace unos días la Presidente dijo que "hay que tenerle miedo a dios y un poquito a mi también"

La frase fue sacada de contexto, porque eso de tenerle miedo a ella no se lo estaba diciendo a los argentinos en general, sino que iba dirigido a algunos de sus funcionarios en tono de broma.

Más allá de eso, lo que a mi me indigna mucho es que la Presidente diga seriamente que hay que tenerle miedo a un ser mitológico como dios.

Dios y la iglesa no deberían entrar nunca en el discurso de un mandatario de un País; porque el País es de verdad, dios no y la iglesia es circo que cierra como negocio porque no paga impuestos. Son todas cosas diferentes, y mezclaros es darle entidad a quienes no la tienen.

Hago como el "periodista" Nelson Castro* y le doy un consejo a la Presidente: "Señora Presidente, no hable de dios ni de otros seres mitológicos, la gente se confunde y algunos periodistas mal intencionados también"



(*) ¿Es medio caradura Nelson Castro, no? ¿Cómo hace para no reírse con las cosas que dice? La seriedad en la cara a la hora de hablar parece hacer solemne hasta la ridiculéz más grande.
Decir que "una cabra azul brillante orbita lentamente alrededor de un paquete empezado de caramelos mentoplus" tiene más sentido que las cosas que dice Nelson Castro.

1 comentario:

Guri dijo...

Yo creo que ni aún en el contexto en que lo dijo la frase es feliz. Ningún funcionario debería temerle a la investidura presidencial. Porque ahí estaríamos en un régimen autoritario donde ni por hechos delictivos podrían señalar a quien esté de turno en el sillón de Rivadavia.
Respeto a la investidura presidencial sí. Miedo? No.