martes, septiembre 04, 2012

Publicidad de Cerveza

Esta publicidad recrea una típica persecución de los 70, pero sin autos.
Muy buena.



Entonces... se podía hacer publicidades de cerveza creativas donde los protagonistas no sean los típicos pelotudos que aparecen en las de Quilmes y similares. Cada vez están llevando el concepto más al límite, al punto que en la última ahorase exporta la pelotudez de estereotipo que toma cerveza en las publicidades a todos los lugares donde llega la cerveza Quilmes. Así hay chinos gritandole penal a la tele.

Si bien en esta publicidad terminan en un barco con otra gente que toma cerveza, los tipos son ladrones y huyen de la policía, y no son los típicos "boludones Quilmes".

Con la cerveza me pasa que tengo tan incorporado el concepto que quien la toma es un tipo canchero, de clase media alta, en un boliche o fiesta en una casa con pileta... etc, etc,  y que como yo no quiero pertenecer a ese club, me termina generando rechazo. Me veo con una cerveza en la mano (más aún si es Quilmes bajo cero) y me siento fuera de lugar sea cual fuera la situación.

Tomé una Corona en un restaurante de comida mejicana con Cele hace unos cuatro años, antes de eso hacía unos diez que no tomaba. La cerveza en general no me gusta; prefiero toda la vida una gaseosa sin hielo y que no esté helada. 

A mi poco aprecio por el gusto de la cerveza, los creativos publicitarios terminaron por jugar en contra y no consiguieron un consumidor más al tratar de venderle sus ideas. Me jugó en contra. Me prenderían más si en las publicidades pasaran gente de clase media baja, sentados en el cordón de la calle y tomando cerveza que compraron en el kiosco de la esquina que tiene toda la pintura descascarada y lo atiende una vieja atrás de una reja, a la idea de la cerveza mezclada con los colores nacionales en época de mundial de fútbol (no pasa en los Juegos Olímpicos, y menos en los Paralimpicos) o la publicidad donde unos nabos hacen cambiar el informe del clima que no era el que esperaban para su fiesta, o gente de fiesta en el parador Costa Garca de Punta Garca, o el igualismo de géneros, o las de unos tipos a los gritos frente a una gran heladera llena de cerveza y armada como un walk in closet, u otras publicidades similares. Todas me generan el mismo rechazo.

Malena Pichot lo tiene claro al tema en este video: Cualca

---------------------------

- Párrafo aparte para los creativos publicitarios que insisten en vendernos los vinos en cajita como si fueran una experiencia de sabor o destacando tradiciones familiares. Si el abuelo tomaba Vino Toro era porque lo cortaba con un chorro largo de soda y le metía tres hielos grandes; claro, así no vale la pena gastar en una botella que tenga un poquito más de claidad. Que les quede claro, son vinos baratos que, como mucho, sirven para hacer sangría, y que una borrachera con estos vinos termina siendo más nociva que el paco.-

2 comentarios:

Guri dijo...

Me hiciste reír! Me gustan estos posts quejosos en la blogósfera. Estás para un stand up!

RANN+ dijo...

Ja ja. Me falta mucho para el stand up. Sobre todo solucionar un poco la parte del miedo escénico.